lunes, 14 de diciembre de 2015

Adrián celebra Halloween

 Había una vez un zombi, con la cara verde, que se llamaba Adrián.
 Vivía en un coche azul que estaba en Murcia, al lado del médico.

 Un día se cayó en un escalón cuando iba a ver al médico porque se resbaló en un charco y se cayó y se mojó entero.

 Cuando entró en el centro de salud, el médico se asustó un poquito, le fue a echar una foto al zombi Adrián y éste se asustó al ver la luz del flash de la cámara de fotos; así que el médico se empezó a reír y se le pasó el susto.


 Al salir del médico, se fue a ver a sus 4 amigos monstruos. Todos eran azules menos uno que era rosa.

.
 Cuando se juntaron, se fueron al coche de Adrián a comer tortitas de queso y chocolate.

 Después de comer se fueron a pasear y se encontraron con el primo mayor del zombi Adrián. Era un monstruo azul, grande, con dos cabezas, dos pies, cuatro manos y tres ojos.

 Juntos se fueron a celebrar Halloween con tarta, y estaban muy contentos porque había música, juegos para pintarse la cara, piscina con toboganes y colchonetas.
 Además, como estaban todos disfrazados de monstruos, ellos se camuflaron y pudieron jugar.


COLORÍN COLORETE, POR LA CHIMENEA SALE ¡UN COHETE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada